Pídeme y te daré
por herencia las naciones...

Si nosotros siendo malos, sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuanto mas nuestro Padre...

Soy mas fuerte en
mi naturaleza, que en mi oficio...

Porque fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo...

RECUPERANDO LO PERDIDO

Roberto Corado (robertocorado) on Jun 03 2015

Estudio Apostólico “RECUPERANDO LO PERDIDO”

RECUPERANDO LO PERDIDO

INTRODUCCIÓN

Bendito sea nuestro Padre del cielo, que según su Palabra, hemos sido trasladados del reino de las tinieblas al reino de su luz admirable. Por lo tanto estamos ya viviendo en una dimensión diferente, en un estado diferente, en donde lo que creemos es posible y en donde podemos ver cosas sobrenaturales, de la mano de nuestro buen Dios.

Es en este reino donde debemos actuar de acuerdo a donde nos encontramos ubicados, y estar seguros de recibir todos los beneficios al pertenecer a este lugar.

DESARROLLO

En algún momento de nuestra vida todos hemos perdido algo, ya sea en el ambiente familiar, en el ambiente material hablando de propiedades, finanzas, salud, hemos perdido también felicidad, tiempo, recursos, y un sinfín de cosas que al pensar, podemos llegar a conclusiones erradas creyendo que así debe transcurrir nuestra vida.

Con toda seguridad vamos a creer esto: “Pertenecer al reino del Padre, nos da los beneficios de pertenecer a ese reino”. Apóstol Alex González

Yo les he dado tu palabra y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Jn 17:14-16

No somos de este mundo, o sea, no recibimos los beneficios de estar ubicados acá, sino que recibimos los beneficios del reino de nuestro Padre, al haber sido trasladados de un reino oscuro a un reino donde su luz es admirable.

En la biblia, en su Palabra, se encuentran todas las promesas y beneficios del Reino. Como ejemplo podemos citar el diezmo, que es un acto de bendición para aquellos que lo hemos comprendido, se nos ha revelado y ponemos en práctica.

Podemos pensar que este principio financiero no nos hace más hijos del Padre, pero si nos hace hijos protegidos del devorador. O sea, los beneficios del reino se activan y se aplican a nosotros cuando optamos por obedecer a su palabra.

UNA EXCELENTE NOTICIA: en este reino, en el reino de nuestro Padre, no se pierde nada. Y aunque hayamos perdido algo, lo vamos a recuperar. Para esto se requiere fe y creer a la Palabra de nuestro Padre.

“Todos los hijos que habitamos en el reino de Dios, TENEMOS LA CAPACIDAD DE RECUPERAR”. Apóstol Alex González.

Entonces ahora podemos entender o interpretar muy bien a Jesús, cuando en esta cita nos dice:

Jesús entonces volvió a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús el Nazareno. Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy; por tanto, si me buscáis a mí, dejad ir a estos; para que se cumpliera la palabra que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno. Jn 18:7-9

Es claro que aquí Jesús nos está enseñando a creer que en el reino del Padre no se pierde o no se debe perder nada. A Él nadie se le perdió. Todos los asignados a estar con Él fueron cuidados y guardados para que no se perdieran.

Ahora bien, podemos leer acá:

Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido. Lc 19:10

Notamos claramente que no dice “al que se había perdido”, como haciendo referencia únicamente o exclusivamente a personas; sino escribe “lo que se había perdido”, refiriéndose a cualquier situación o persona.

ESTRATEGIAS DE RECUPERACIÓN:

En el capítulo quince, del evangelio de Lucas, específicamente en las parábolas que ahí se describen, se encuentran tres estrategias claras para recuperar:

• En la primera de las parábolas, el pastor recuperó a su oveja perdida; dejando a las noventa y nueve que no se perdieron, salió a buscar a esa, y la encontró. La primera estrategia que Jesús nos muestra en el evangelio es buscar. Debemos salir, debemos investigar, DEBEMOS BUSCAR. Esta oveja representa bienes y estaba perdida en un lugar, lo perdido nuestro está en un lugar, debemos salir a buscarlo.

• En la siguiente parábola, vemos que la mujer perdió su joya. Pero la recuperó encendiendo la luz y barriendo. Es necesario que haya luz, salir de nuestros rincones oscuros y permitir ser alumbrados por la luz del Padre, debe existir orden y limpieza en nuestra vida para recuperar. En medio del desorden pueden estar algunas cosas que hayamos perdido. Estoy seguro que si alumbramos, limpiamos y ordenamos, van a recuperarse muchas cosas perdidas. DEBEMOS ORDENAR Y LIMPIAR. Esta joya representa valores y riquezas, que es otro beneficio de permanecer en el reino. Recordemos que los hebreos en Egipto no pidieron riqueza sino libertad; fue el Padre que después de darles libertad les otorga las riquezas del oro de Egipto. ¿Para qué querían la libertad sin recursos? “El Padre los hizo ricos”. Apóstol Alex González.

• Y en la tercera parábola, un hijo se perdió pero fue recuperado y se hizo fiesta porque había estado perdido y fue hallado. Este hijo representa las relaciones y la familia. Notemos que al hijo no se le sale a buscar como a la oveja o como a la joya, hay que esperarlo, orar y esperarlo, estando seguros que al momento de empobrecer, ha de volver. Existen eventos, situaciones o pruebas en la vida cristiana, en las cuales no podemos hacer nada y nos llegamos a sentir impotentes; es entonces cuando debemos dejar que sea el Padre quien actúe por nosotros creyendo que vamos a recibir lo mejor. DEBEMOS ESPERAR.

Todo lo perdido está en un lugar temporal, a la manera de la oveja, de la joya y del hijo. Todo es recuperable, recordemos que el Padre nos ha dado la capacidad de recuperar.

Recientemente:

HABLANDO BIEN HABLANDO BIEN
Estudio Apostólico: “HABLANDO BIEN”

LA NATURALEZA DE ZAQUEO LA NATURALEZA DE ZAQUEO
Estudio Apostólico: “LA NATURALEZA DE ZAQUEO”

Anteriores:

Declaración Profética 2015 Declaración Profética 2015
Declaración Profética de Ministerios Rey de Reyes del Año 2015: Año de La Manifestación

LA VISIÓN LA VISIÓN
Estudio Apostólico: “LA VISIÓN”

Regresar


 

Sin Apóstoles no hay misterios revelados...

Apóstol Alex González