Pídeme y te daré
por herencia las naciones...

Si nosotros siendo malos, sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuanto mas nuestro Padre...

Soy mas fuerte en
mi naturaleza, que en mi oficio...

Porque fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo...

PARÁBOLAS DEL REINO

Roberto Corado (robertocorado) on Jul 07 2015

Estudio Apostólico: “PARÁBOLAS DEL REINO”

INTRODUCCIÓN

Entendemos por parábola, algo o todo lo cotidiano que el señor Jesús tomaba como referencia, para enseñar las cosas profundas y elevadas del Padre.

Todas las parábolas enseñadas por Jesús van dirigidas a un solo punto, enseñar el reino de Dios a todos los hombres.

Cuando Jesús habló en parábolas, no lo hizo solo por misericordia, sino para enseñarnos de una manera gráfica y sencilla los misterios del Padre; por lo tanto no fue una forma casual de hablar.

Al Padre no le hubiéramos podido entender literalmente ya que es demasiado alto y profundo en su manera de comunicación; por lo tanto, Él se bajó en la persona de Jesús para hablarnos de la manera más clara.

DESARROLLO

También otro dijo: Te seguiré, Señor; pero primero permíteme despedirme de los de mi casa. Pero Jesús le dijo: Nadie, que después de poner la mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios. Lc 9:61-62

Nuevamente, viendo lo cotidiano, el Señor Jesús nos da una enseñanza con referencia a ese instrumento de labranza, el arado.

El arado es un instrumento de labranza hecho de madera o metal, creado para remover la tierra que está a punto de ser sembrada. Se nos hace necesario remover la tierra de nuestra vida, de todo lo que hagamos o donde nos desarrollemos, para descubrir en ella lo referente al reino de Dios; esto quiere decir cambiar la forma original que tiene nuestra tierra. Nuestro terreno tiene características propias y formas establecidas en el por el paso del tiempo, y es necesario removerlo para dar paso a algo totalmente nuevo en el reino del Padre. Debemos remover la tierra con el objetivo de sembrar en ella una nueva semilla que dará a su tiempo abundante fruto, esto es establecer el reino de Dios.

Después de removida la tierra, es seguro que viene una nueva fase. Apóstol Alex González

Es importante entonces entender que toda situación por la que atravesemos debemos considerarla como movimiento de nuestra tierra y no verla como negativa o fatalista.

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Ro 8:28

Recordemos que según la escritura, Jesús es el grano de trigo que debe caer a la tierra. Concluyamos entonces, que en toda tierra removida, el objetivo del Padre, es hacer que Jesús vaya cayendo como grano de trigo, para dar cada día mayor fruto.

Entonces podemos llamarle arado a todo aquello que provoca cambio en nuestra vida para recibir el grano de trigo, Jesús.

Todos los hijos del Padre necesitamos que haya cambio de conductas en la vida, en la manera de pensar, en la forma de hablar y en el desarrollo de todas nuestras cosas. El Señor Jesús se encargará de hacer que el reino del Padre provoque avances en nosotros.

LOS ARADOS:

• Luego que el arado pasa por nosotros, entonces nos volvemos en arados en las manos del Padre para transformar y remover los ambientes donde nos desarrollamos. No es cuestión de carácter para cambiar los ambientes, sino de lo que llevamos por dentro, el reino de Dios. La mano del Padre está sobre nosotros como arados. Debemos tomar el control de cada situación que vivamos.

Somos agentes transformadores del reino de Dios. Apóstol Alex González

Por eso os digo que el reino de Dios os será quitado y será dado a una nación que produzca sus frutos. Mt 21:43

En el reino de Dios se demanda producción de frutos.

Debemos notar entonces la gran responsabilidad para todos aquellos que hemos sido llamados a gobernar en la iglesia.

Es necesario y urgente que demos fruto para que el reino del nuestro Padre permanezca en medio de nosotros. Cada día debemos dejar que el arado de Dios, sea cual sea, pase por nuestra tierra para poder sembrar la semilla de Jesús para que haya fruto abundante, como personas, como líderes, como hijos del Padre.

Somos reyes y sacerdotes llamados a establecer el reino en la tierra y producir abundante fruto.

¡VENGA TU REINO!

Apóstol Alex González

Recientemente:

SOLTANDO LA VARA SOLTANDO LA VARA
Estudio Apostólico: "Soltando la Vara"

Anteriores:

HABLANDO BIEN HABLANDO BIEN
Estudio Apostólico: “HABLANDO BIEN”

LA NATURALEZA DE ZAQUEO LA NATURALEZA DE ZAQUEO
Estudio Apostólico: “LA NATURALEZA DE ZAQUEO”

RECUPERANDO LO PERDIDO RECUPERANDO LO PERDIDO
Estudio Apostólico “RECUPERANDO LO PERDIDO”

Regresar


 

Sin Apóstoles no hay misterios revelados...

Apóstol Alex González