Pídeme y te daré
por herencia las naciones...

Si nosotros siendo malos, sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuanto mas nuestro Padre...

Soy mas fuerte en
mi naturaleza, que en mi oficio...

Porque fuimos escogidos desde antes de la fundación del mundo...

LA NATURALEZA DE ZAQUEO

Roberto Corado (robertocorado) on Jun 11 2015

Estudio Apostólico: “LA NATURALEZA DE ZAQUEO”

INTRODUCCIÓN

Hoy por hoy, la iglesia debe evidenciarse en cuanto a predicar o anunciar la buena nueva del reino del Padre.

Sin importar clase o condición social de cada persona, debemos enfocarnos en el amor, la compasión y el deseo de ver a otros acercarse a Dios por medio de Jesús.

Tal el caso del personaje que a continuación mencionaremos y estudiaremos, para encontrar detalles específicos que nos ayudarán en el trato y la manera de acercarnos a aquellos que aún no gozan de los beneficios de pertenecer al reino de Dios.

DESARROLLO

Habiendo entrado Jesús en Jericó, pasaba por la ciudad. Y un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de los recaudadores de impuestos, y era rico, trataba de ver quien era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, ya que él era de pequeña estatura. Y corriendo delante, se subió a un sicómoro para verle, porque Jesús estaba a punto de pasar por allí. Cuando Jesús llegó al lugar, miró hacia arriba, y le dijo: Zaqueo, date prisa y desciende, porque hoy debo quedarme en tu casa. Entonces él se apresuró a descender y le recibió con gozo. Y al ver esto, todos murmuraban, diciendo: Ha ido a hospedarse con un hombre pecador. Y Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes daré a los pobres, y si en algo he defraudado a alguno, se lo restituiré cuadruplicado. Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, ya que él también es hijo de Abraham. Lc 19:1-9

Lo primero que debemos entender es que Zaqueo, al igual que cada persona, son especiales y con características únicas: era bajito de estatura, era rico, ocupaba un cargo a la vista de muchos, su trabajo no era bien visto por la sociedad de aquella época.

El ser recaudador de impuestos lo hacía ser visto como un personaje bajo dentro de la sociedad, sucio y de mala reputación, era ladrón.

Era rico, pero eso no lo llenaba, era rico pero estaba vacío, tuvo la necesidad de buscar a Jesús.

“El hombre necesita algo espiritual que lo llene”. Apóstol Alex González

Su necesidad le provocó correr, debió hacerlo rápido, no podía perderse la oportunidad de ver a un hombre famoso; imaginémonos a un hombre rico corriendo en medio del pueblo haciendo el ridículo y subiéndose a un árbol con tal de conocer a Jesús que pasaba exactamente por allí, a la hora acordada por el Padre para tener una cita con el hombre que recaudaba y robaba de los impuestos.

¿Qué hombre rico va a subirse a un árbol teniendo todas las comodidades?

Cuando Zaqueo hace esto, el reino se pone a su favor y activa la mirada de Jesús que lo busca arriba sin mirar a los demás de la multitud. La rapidez y la acción de Zaqueo provocan que Jesús lo vea.

Zaqueo buscaba ver a Jesús y es Jesús quien lo ve primero.

Jesús no era exclusivo con alguna clase social o determinado tipo de personas; lo seguían las multitudes, en donde participaba todo tipo de personas de diferentes clases y condición social.

El Señor anunciaba y predicaba el reino a todos, incluyendo a los Zaqueos, que no eran bien vistos y que hacían delante de los demás cosas desagradables.

Viendo a los Zaqueos actuales, debemos recordarnos de quien y como fuimos nosotros. Debemos recordar la mirada de nuestro Señor Jesús, que nos vio con ojos de misericordia, amor, compasión y comprensión.

Ahora vemos que le era necesario a Jesús ir a la casa de Zaqueo, ya que el Padre tenía un propósito establecido para él, y necesitaba habilitarlo para que se manifestara todo lo que Zaqueo llevaba por dentro retenido por mucho tiempo.

El nombre Zaqueo, su traducción es: BENEFICENCIA, o sea, el que ayuda a otros, el que reparte, el que tiene amor, el que tiene compasión, el que piensa en los demás.

La verdadera naturaleza de Zaqueo estaba escondida en su trabajo de recaudador de impuestos, en lo sucio y mal visto de su trabajo.

Notemos que Jesús lo califica como HIJO DE ABRAHAM.

“No debemos medir a la persona por su apariencia, puede ser alguien muy grande”. Apóstol Alex González.

Jesús no vio la apariencia de este hombre, lo que quería era estar en su casa, o sea, en su corazón. Como desea hoy día estar en la casa de todas las personas.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. Ap 3:20

Vamos a anunciar el reino a toda clase y tipo de personas, sin detenernos a ver a que se dedican o cuál es su condición el día de hoy.

Todos venimos con un propósito de parte del Padre.

Jesús quería iluminar la casa de Zaqueo para que apareciera esa naturaleza escondida que el Padre le había dado para poder manifestarla.

ESE DÍA LLEGO LA SALVACIÓN A LA CASA DE ZAQUEO.

Hagamos que llegue la salvación a varias casas, traigamos a los Zaqueos.

Con Jesús se cumple el propósito del Padre en la vida de Zaqueo, y en la de todos a los que Jesús ha alcanzado y salvado.

ZAQUEO, la beneficencia, se activó y pagó cuatro veces más, la ley mosaica lo establecía así.

Ahora Zaqueo está cumpliendo el propósito del Padre; al pagar cuatro veces más, regresó a la legalidad de Dios.

Zaqueo era pequeño por fuera, pero muy grande por dentro.

Recientemente:

PARÁBOLAS DEL REINO PARÁBOLAS DEL REINO
Estudio Apostólico: “PARÁBOLAS DEL REINO”

HABLANDO BIEN HABLANDO BIEN
Estudio Apostólico: “HABLANDO BIEN”

Anteriores:

RECUPERANDO LO PERDIDO RECUPERANDO LO PERDIDO
Estudio Apostólico “RECUPERANDO LO PERDIDO”

Declaración Profética 2015 Declaración Profética 2015
Declaración Profética de Ministerios Rey de Reyes del Año 2015: Año de La Manifestación

Regresar


 

Sin Apóstoles no hay misterios revelados...

Apóstol Alex González